AOSLA-Gizalan

 

 

email                              AOSLA-Gizalan. Asociación Profesional de Orientadores/as Socio Laborales  

 

Diputación Foral de Bizkaia y AOSLA-Gizalan

 

DESORIENTADAS

Los problemas reales de las orientadoras que atienden a personas dependientes

 

 

4. Burnout, quemadas por el trabajo

 

 

Burnout, quemadas por el trabajo Si eres mujer y recibes este mensaje es porque estás en una situación de riesgo de enfermedad laboral. Si hay otras personas a quienes debes dirigir parte de tus atenciones, este riesgo es mayor. Si, además, vives en una estructura familiar o de pareja de tipo tradicional, el riesgo crece aún más. Pero, eso sí, al menos, no estás en minoría. Ser Orientadora Sociolaboral significa tener que hacer frente a una continua situación de estrés... O vivir en un estrés continuo. Orientas, desde tu desorientación.

 

La profesión que ejerces y que pretendes conciliar con tu vida personal tiene un límite en ti misma... Te ganas la vida en una “profesión de ayuda”, algo catalogado, tipificado y clasificado como una actividad con riesgo de enfermedades laborales muy específicas.

 

Sabes que ejerces tu actividad sumergida en una nebulosa de estrés . Así es tu trabajo. Sabes, también, que, a menudo, esa tensión emocional se transforma en un enemigo incontrolable: el distrés. Burnout, quemadas por el trabajo En ocasiones, ese enemigo se queda a vivir contigo, sólo para “demostrarte” que el esfuerzo que le dedicas a tu trabajo apenas sirve para nada, te hace sentir que nunca consigues nada. Es una labor de zapa que comienza como una sensación y termina siendo una forma de ser, una manera de entender la vida.

 

Las profesiones de ayuda, como la tuya, se fundamentan en el trato con otras personas. Nada que ver con máquinas, ni con programas informáticos, ni con vehículos de transporte. Se trata de otras personas que, diariamente, te hacen partícipe de sus principales problemas laborales y, por extensión, domésticos y familiares.

 

Sólo cuando consigues mantener la sensación de que, entre tú y la persona que tienes enfrente, hay una relación de AUTORIDAD a tu favor, de que esa persona te concede una posición de liderazgo..., sólo entonces, consigues el éxito profesional.

 

Burnout, quemadas por el trabajo El Distrés destruye esta sensación, sobre la que construyes diariamente tu trabajo. Y el Distrés Crónico acaba con tus posibilidades profesionales, porque acaba con tu capacidad para situarte en una posición de liderazgo, ante las personas cuya búsqueda de empleo diriges. Al propio tiempo, el Distrés Crónico fulmina tus posibilidades de conciliar tu vida laboral con tu vida personal. Aniquila tu capacidad para atender a terceras personas y genera la sensación de que vives en un continuo fracaso.

 

Llegada a ese punto, estás inmersa en el SÍNDROME DE BURNOUT O DE QUEMADA . No se trata de un pasajero dolor de cabeza. Agotamiento emocional, falta de energía, distanciamiento hacia las personas usuarias de tu servicio (a quienes culpabilizas de tu estado), cinismo con respecto a tu trabajo, sentimiento de incompetencia, baja autoestima profesional, irritabilidad, ansiedad..., tristeza. A partir de ese momento, esos van a ser tus compañeros de viaje. Salvo que pidas ayuda.

 

El Burnout no es una enfermedad de novatos. Se considera que puede aparecer, como media, después de 10 años de trabajo. Burnout, quemadas por el trabajo Hasta que se manifiesta, permanece en estado latente. La acumulación de estrés se convierte en distrés y se instala, almacenando experiencias de frustración. La tensión inicial se superaba con ilusión. Pero el Distrés mata esa ilusión y la tensión se instala.

 

En unos años, aparecen síntomas estables de inadecuación, inseguridad, falta de energía, irritabilidad, agotamiento emocional, preocupación, problemas de sueño, sensación de esfuerzo desproporcionado... Cuando el Burnout se enseñorea de ti, es cuando se produce tu colapso profesional. A partir de ese momento, lo normal es que entres en una situación de aislamiento social voluntario, adoptes conductas autodestructivas e incluso comiences a padecer trastornos fisiológicos, cardiovasculares, respiratorios, gastrointestinales, musculares, dermatológicos, endocrinos y también sexuales.

 

No permitas que eso ocurra.

Aprovéchate de que el Síndrome de Burnout tarda bastantes años en manifestarse.

¡Al primer síntoma, PIDE AYUDA!

 

 


Diputación Foral de Bizkaia y AOSLA-Gizalan


 

 

WAI     cumple normas WAI de accesibilidad C&P

 

AOSLA-Gizalan. Cif: G95164422 | Alameda de Recalde 64, entreplanta, departamento 4B- 48010 BILBAO [ Bizkaia ]
Tlfno.: 944 430 179 | Fax: 944 430 179 | Email: aosla@aosla.org
Desarrollado por C&P, Comunicación y Prospección

aosla@aosla.org